Mes: junio 2016

Verdad y biomedicina. Notas sobre “Del gobierno de los vivos: curso en el Collège de France (1979-1980)”, Michel Foucault.

¿Qué es la verdad en el ámbito biomédico? ¿Cómo la evidencia adquiere un valor en los procesos de toma de decisión clínica?

Diversas aproximaciones en el ámbito de los estudio sociales de la biomedicina han connotado la importancia de las prácticas, actividades y esquemas materiales de producción de evidencia, como escenarios en los cuales esta cobra sentido y adquiere una condición de verdad. El examen sobre los procesos de producción de certeza clínica, en tal sentido, se centraría no únicamente en el enunciado veraz que orienta y participa en la configuración de una cierta práctica, sino en la cadena de acciones y objetos involucrados en que tal enunciado adquiera un valor específico en cierto escenario.

Michel Foucault, filósofo francés, aborda y retrata de diversas maneras y en diversas épocas y configuraciones sociales y materiales, la cuestión de la verdad. En su curso del Collège de France de los años 1979-1980 (2014), retoma una vez más este aspecto, vinculándola esta vez no a la cuestión exclusiva del poder (la relación o el par entre saber y poder), sino en torno a la noción de gobierno. Diversos aspectos llaman nuestra atención de una lectura inicial del texto, que traemos aquí en relación algunos procesos abordados en el proyecto.

En algún momento la verdad comenzó a ser considerada como una propiedad del objeto, realizando un acto de ocultamiento del sujeto, o entidad generadora, implicada en su realización. No es difícil imaginar cómo en el ámbito biomédico esto adquiere su propia especificidad. Diversos procesos de toma de decisión clínica o política asociada a procesos médicos hacen referencia a una serie de entidades que operan como representantes de procesos o dinámicas parte de la realidad. Tales entidades cuentan con la posibilidad de incidir o variar los juicios sobre procesos que  afectan la comprensión y performance de la vida.

Para Foucault (1980/2014), la discusión o estatus que puede adquirir o no la verdad en cierto escenario, depende tanto del objeto como del ritual asociado a su elaboración como un referente legítimo. Es decir, no hay razones para asignar al objeto un estatus específico más allá del ritual del que depende su consideración como elemento de verdad.

Recordando la palabra griega aleturgia, Foucault hace referencia al procedimiento por el cual una verdad se manifiesta como tal. Aleturgia es el rito de manifestación de la verdad.

¿Qué acontece si en lugar de apreciar la vida como algo dado, consideramos los procedimientos o modos aletúrgicos por los cuales esta se inscribe en nuestras rutinas como algo cierto? ¿Cómo se vincula esto a la noción desarrollada previamente por Foucault de biopolítica?

A partir de los elementos tratados en el curso de Focault, la biopolítica puede ser considerada a partir de los procesos y ritos que establece para la producción de verdades sobre la vida. Se trata ya no sólo de una cuestión relativa al conocimiento y su aplicación sobre los procesos poblacionales y de la vida, sino de algo que implica directamente  el proceso de producción de verdad: la biopolítica se asocia a los rituales de verdad sobre la vida.

De hecho, ¿Es posible considerar la vida en sí como un producto aletúrgico? ¿En sus diversas escalas, manifestaciones?

Si consideramos que el poder no implica necesariamente una relación de dominación, sino se inmiscuye directamente con los procesos de generación de conocimiento, este se acompaña de un hacer ver, de un dar cuenta e integrar aspectos de la vida.

Para Foucault (1980/2014), la verdad es una manifestación: esta se expresa, requiere de algo que no se relaciona directamente con ella. Depende, así de correlaciones con regímenes diversos: de fuerza, igorancia, verdad, justifiación. Entre tales, es quizás la aleturgia científica un ritual de racionalidad y evidencia que impregna modos específicos de vida que también le trascienden. El Estado, la ciencia y otros modos de existencia establecen sus propias fórmulas aletúrgicas. ¿Cuáles son las implicadas en, por ejemplo, la medicina basada en el a evidencia, y en el régimen de garantías explícitas en salud? ¿Cuáles son las materialidades implicadas en tales procesos de producción de verdad?

image

El SIGGES, Sistema de Información para la Gestión de Garantías Explícitas en Salud, podría ser considerada como una mediación específica que participa en tales rituales de composición aletúrgica.

Ahora bien, este proceso, no sólo se vincularía a aspectos positivos o de afirmación, sino también integraría como parte del ritual, quizás, también su cuestionamiento, la formulación de alternativas. Ello implica considerar que la noción liberal de libertad sea necesaria para el logro de un gobierno de tales cualidades: el cuestionamiento es una condición para el ejercicio de gobierno.

Aleturgia implica cuestionamiento? Implica formulación como alternativa. Gobernar a través de la noción  de libertad; cuestionamiento como condición de ejercicio de gobierno.

Asimismo, la ignorancia. Tal es una producción de un régimen aletúrgico. Aquello que se ignora es parte de los esquemas de producción y gobierno por la verdad. ¿Qué se ignora en el GES? ¿Los escenarios?

¿Es posible considerar, a partir de los elementos planteados por Foucault, asimismo la noción de garantía que establece como práctica el GES? ¿Redefine el GES, a partir de sus rituales, la noción tradicional del derecho y lo reconfigura? ¿Cuál es la episteme de las garantías?

Foucault, M. (1980/2014). Del gobierno de los vivos: curso en el Collège de France (1979-1980). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Hospital San Juan de Dios participa del proyecto de investigación

El Hospital San Juan de Dios, primer hospital fundado en la ciudad de Santiago, ha aprobado la solicitud de acceso a espacios asistenciales vinculados a las enfermedades priorizadas por el proyecto de investigación Bio-Gob.

El hospital es parte de la Red de Salud Metropolitana Occidente, y lo compone un complejo arquitectónico formado por la Torre Hospitalaria, el Centro Diagnóstico y Terapéutico (CDT) Prof. Dr. Rodolfo Armas Cruz, la Ex Posta 3 y el Centro de Diabetes y Nutrición Helen Lee Lassen. Se especializa en la atención terciaria en diversas especialidades, en el ámbito adulto e infantil.

El acceso al hospital implica la posibilidad de observar y describir los repertorios de prácticas, objetos, tecnologías e interpretaciones que participan en el despliegue del GES y el enactment de relaciones de salud y enfermedad en el régimen. De tal modo, el énfasis de los procesos etnográficos a ser realizados en las unidades del hospital, considerarán la distribución, relación e implicancias de espacios, temporalidades y acciones en el campo de atenciones GES.

Lo anterior, supone considerar los modos en que aquello que emerge como enfermedad o sanidad en las cadenas de relaciones sociales y técnicas, depende de la serie de actividades epistémicas y materiales implicadas en todos los procesos de diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Su descripción se asocia a la comprensión de los modos en que se forman y transforman las relaciones entre conocimiento, tecnología y corporalidad.

Agradecemos a las unidades del Hospital implicadas en la facilitación de los accesos.

Imagen extraída del sitio INFLeXions: a Journal for Research Creation: http://www.inflexions.org/n1_t_nguihtml.html

Sección temática en revista Psicoperspectivas: Estudios de Ciencia, Tecnología y Subjetividad.

Los estudios sobre subjetividad han producido indagaciones diversas en la última década, herederas probablemente de la serie aproximaciones desarrolladas en los cursos de Michel Foucault, así como de variaciones generadas por Gilles Deleuze y Félix Guattari, entre otros. Entre estas, algunas se asocian a la radicalización de la integración de los escenarios en el pensamiento del sujeto y lo subjetivo, considerando ambos procesos como la emergencia de configuraciones heterogéneas sociales y materiales, articuladas a epistemes, artefactos y disposiciones diversas.

Junto a Arthur Leal Ferreira, de la Universidade Federal do Rio de Janeiro, Juan Felipe Espinosa, de la Pontificia Universidad Católica del Valparaíso, y el Equipo Editorial de la revista Psicoperspectivas: Individuo y Sociedad, coordinamos una sección temática asociada a las relaciones entre subjetividad, materialidad y ciencia. La sección se titula: “Estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), Prácticas Psi y modos de producción de subjetividad“, y pretende promover un espacio de diálogo en torno al estudio de la subjetividad y la producción de sujetos desde disciplinas psi, considerando aproximaciones amplias en el ámbito sociomaterial y los Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología.

El llamado se encuentra abierto hasta el 16 de Diciembre de 2016. Invitamos a revisar la convocatoria y enviar sus contribuciones siguiendo las normas para autores/as. Compartimos la convocatoria a continuación.

En los últimos años, hemos apreciado un creciente interés por interrogar el potencial descriptivo de las perspectivas tradicionales, e inclusive las denominadas aproximaciones sociales críticas, en lo referente a la composición del sujeto y la subjetividad en la contemporaneidad. Tales cuestionamientos se agrupan en una serie de trabajos derivados el ámbito de los Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología, o estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), que abordan, entre otros aspectos, los procesos heterogéneos en los cuales se producen versiones estables acerca de la realidad, los hechos, y la apertura y cierre de las discusiones a la base. En lo referente a los estudios sobre el sujeto, algunas aproximaciones vindican que el lugar de lo humano y la subjetividad pueden ser recomprendidos si se abordan desde la perspectiva de su asociación con entidades de naturaleza diversa. Esto es, considerar al sujeto como un efecto o producto, antes que un punto de partida. De tal modo, es posible estudiar las formaciones subjetivas como la asociación de esfuerzos entre humanos y no humanos, reconfigurándose en el proceso tanto el significado y noción del sí mismo, como las herramientas por las cuales se genera y desarrolla investigación.

El propósito de la sección especial es abrir un espacio para la divulgación de investigaciones y revisiones teóricas, de lo que hemos denominado “prácticas psi”. La opción por esta denominación (y no prácticas psicológicas) pretende generar un ámbito de porosidad en las fronteras que delimitan lo que es pensado como de competencia profesional y epistemológica específica de la psicología. Se propone considerar de forma simétrica al conjunto de conocimientos y prácticas que hacen parte de redes socio-técnicas, entendidas estas del modo propuesto por de los Estudios CTS, por las que circulan el conocimiento técnico y científico que valida la intervención de la subjetividad de personas y grupos. Así serán considerados por ejemplo, conocimientos y prácticas en psiquiatría, administración, rehabilitación, auto-ayuda, coaching, entre otros.

El criterio sugerido para delimitar la temática implica eludir la validación de saberes y prácticas, así como la demostración de eficiencia como tradicionalmente es hecho. De tal modo, se invita a presentar investigaciones en las cuales sea posible visibilizar cómo son generados los hechos y verdades científicas que dan existencia a la intervención de la subjetividad.

De este modo, esperamos que los trabajos puedan, por ejemplo, describir las múltiples condiciones históricas de surgimiento de dispositivos, los modos de traducción y/o diseminación de saberes, las formas como se conforman comunidades técnico-científicas, o como se relacionan investigadores(as), pacientes, clientes, o incluso el modo como se enrolan intereses institucionales, todo lo anterior relacionado a la producción de subjetividades en determinados contextos. Asimismo, esperamos promover reflexiones sobre plataformas locales que implican la producción de modos molares de concebir al sujeto, su subjetividad y sus relaciones, en diversos ámbitos sociales, económicos y científicos.

Las contribuciones deberán cumplir los criterios formales señalados en el apartado “Normas de Publicación” que pueden encontrar en www.psicoperspectivas.cl. Todos los artículos deben ser inéditos y serán sometidos a un proceso de revisión de dos pares evaluadores ciegos.

Screen Shot 2016-06-12 at 18.48.03

El primer paso para enviar trabajos se encuentra en el siguiente enlace.

La imagen ha sido extraída del sitio #BODIES: subject/surface: redressing the architectural body: https://buildinggarments.wordpress.com

Hacia una política liminal.

De acuerdo Thomassen (2009), la noción de liminalidad fue acuñada en la antropología por el etnógrafo francés Arnold Van Gennep (en 1909), y luego difundida y reelabodara por Victor Turner a mediados de siglo. Si bien el concepto tiene un raigambre descriptiva importante en torno a la situación de contingencia, confusión, difusión e irreducción que acompaña las fases de tránsito ritual entre un rol y otro, consideramos que el concepto, aplicado al estudio de las formaciones políticas, puede proveer de diversas orientaciones, específicamente en lo relativo al ámbito de formaciones de índole biosocial.

Liminalidad refiere a un tránsito ritual; remite al espacio o tiempo que acontece entre la fase pre-ritual y la actualización del rito de pasaje, que desemboca en algo novedoso, distinto, inexistente. Un rito de pasaje se expresa, según Van Gannep, en una triada compuesta de (a) la separación de un contexto o identidad; (b) la fase liminal, en que una figura pasar por un umbral de incertidumbre o transformación; y (c) la incorporación, en que el elemento participante se integra y sitúa en un nuevo contexto o identidad. La liminalidad remite a un tránsito de innovación, a un devenir o, si se permite, a un espacio de virtualidad, en términos de Deleuze. Liminalidad es emergencia e hibridez, la concatenación de elementos diversos que desdibujan mutuamente. De hecho, tales cualidades han implicado que su uso se extienda hacia investigaciones de carácter diverso, pasando por la hibridación y problematización de diversas contingencias actuales (ver, por ejemplo).

La noción de liminalidad envuelve tres cualidades que llaman nuestra atención en torno a la realización de la indagación sobre las cualidades políticas de colectivos de índole biosocial. La primera de ellas remite a su cualidad transitoria. Un espacio o tiempo liminal no busca perpetuarse a sí mismo, sino servir para la creación de algo nuevo. La segunda, refiere a la composición múltiple de elementos que la permiten: en ella un actor o un objeto puede adquirir cualidades o acciones novedosas, no contempladas en su uso o sentido tradicional. La tercera: la liminalidad compone una nueva identidad social e individual. De hecho, para Turner, la liminalidad refiere a la situación transitoria entre un individuo y la communitas. Refiere a algo distinto y lo mismo a su vez.

En el ámbito de la biosocialidad apreciamos ciertas formaciones sociales y materiales que se asemejan a las cualidades descritas por Van Gennep en 1909. Una formación biosocial refiere, ante todo, a una composición transitoria. Sus procesos políticos son híbridos (expertos, comunes, estratégicos y tácticos), no obstante, persiguen su propia mutación: la institución de algo novedoso. Una política liminal refiere a la formación de una asociación entre entidades heterogéneas que practica su propia transformación constante, y la de los otros.

La política biosocial es comprendida, así, como una de hibridación y transformación continua, creadora de algo novedoso; composición heterogénea que se orienta a producir y estabilizar entidades diversas (objetuales, normativas, epistémicas) en lo social, biológico y político. Su experticia tampoco es definida, en tanto puede transformarse a sí misma.

 


Thomassen, B. (2009). The uses and meanings of liminality. International Political Anthropology, 2(1), 5–27.

Imagen extraída del proyecto European Prospects: http://europeanprospects.org/kajsa-gullberg/liminality